Descripción

También conocida como “Piedra de los nuevos comienzos”, está fuertemente vinculada con la Luna y la intuición.

Es un cristal muy reflexivo y nos recuerda que todo forma parte de un ciclo de cambios ayudándonos a calmar las emociones en esos procesos de cambio.

Es un cristal que realza tus sentimientos, alienta los deseos fervientes, la expectativa ansiosa y la resolución sincera.

Ayuda a calmar las reacciones excesivas ante cualquier situación o emoción. Está lleno de energía receptiva y equilibra las energías masculina-femenina.
Alivia la inestabilidad emocional y el estrés, estabilizándolos.